09
Dom, May

Oscar Mario Justiniano: “Desde 2014 el agro pide políticas financieras que ayuden a salir de la crisis”

Agrícola
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Luego de unas polémicas elecciones, Óscar Mario Justiniano, conduce los destinos de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) una de las entidades empresariales más importantes del país. El nuevo titular de la institución admite que existen fricciones entre productores, pero dice que “nunca división”. Es más, negó que fuera promovido a la CAO por el sector agroindustrial y sostuvo que apretará el acelerador en su gestión.


 - Después de las elecciones ¿Cuáles son los retos que debe atender el sector?

Las elecciones son un tema del pasado. El sector productivo, siempre se mantuvo unido. Lo que hace un proceso eleccionario es salir fortalecido porque en este caso se entiende que puede haber diferencias, pero nunca van a existir divisiones. Los problemas no han terminado, sino más bien siguen y en otro caso se siguen sumando.

Entonces, precisamos avanzar en todos estos problemas de coordinación, con el Estado central, las gobernaciones y las alcaldías.

Esta coordinación tiene que hacer que visualicemos un despegue del sector, no solo a corto, sino a mediano y largo plazo. Para esto tiene que haber incentivos correctos y por supuesto, normativas que es lo que está faltando.

- ¿Cómo se logra eso, porque hay temas pendientes por años en el sector? ¿Cómo marcará la diferencia en su gestión?

Si bien pueden existir diferencias, las gestiones se trabajan en los temas más sensibles. Como usted dice, hay problemas de años; por ejemplo, el proceso agrario no tiene 10 años, ni 14, si no más de 25 años. En este tiempo, la CAO siempre estuvo dispuesta a trabajar, pero el Instituto de Reforma Agraria (INRA) no pudo llevar adelante una política estable. No, fue la CAO.

De gestión a gestión hay diferentes formas de afrontar los problemas. Por eso, vamos a imprimir el acelerador y darle más tiempo para atenderlos. Necesitamos un convencimiento nacional para dar certidumbre al productor.

Porque sin ello el productor no va a generar nuevas inversiones ni crecimiento y es lo que ha pasado hace tiempo. Desde 2014 no tenemos un crecimiento exponencial en área productiva y mayor productividad en soya, maíz y sorgo. Sí, hemos tenido un crecimiento en ganado, porque se han dado condiciones adecuadas para que se puedan generar, en este caso, las exportaciones.

- ¿Cómo percibe la política de dotación de tierras y que los interculturales sean dueños del 28% de la tierra saneada?

El Gobierno tiene la potestad de hacer la dotación porque son tierras fiscales. De ahí en más, nosotros tenemos el derecho de exigir que saneen nuestras tierras para obtener la titulación. Para nosotros es muy importante el tema del saneamiento, particularmente la titulación, porque es la herramienta para poder ingresar al sistema financiero.

Cuando uno ingresa al sistema financiero baja la tasa de interés que dan las casas comerciales, o préstamos privados, que están entre un 18 y 24%. Un 6% es importante para un sector que necesita mejores condiciones.

La política (de dotación) que quiera aplicar el Gobierno es política de ellos, pero lo que nosotros siempre hemos pedido es que no recorten nuestras tierras.

- ¿Ha pasado eso? ¿Hubo recorte de tierras productivas?

Claro que sí. En procesos de saneamientos anteriores, hubo recortes de tierra, y eso en su debido momento se ha manifestado; que no estamos de acuerdo, pero no por defender a los que no cumplan la Función Económica Social (FES), sino defendiendo a que los procesos de saneamiento sean limpios y transparentes.

Incluso en EL DEBER salieron artículos de otras instituciones que hablaron sobre eso; hubo recortes de propiedades que sí cumplían la FES (función económica social) y la falta de transparencia en su debido momento, que es lo que estamos pidiendo nosotros ahora. Un INRA distinto y un Ministerio de Desarrollo Rural distinto que respeten los procesos y la transparencia. Paralelamente al tema tierra, debemos buscar mecanismos de mayor acceso a la tecnología, no solo a la biotecnología, para incrementar los rendimientos.

- ¿ A qué se refiere con eso?

Mire, cuando nosotros hablamos de tecnología no es solamente de la semilla genéticamente modificada, sino de todo el paquete tecnológico que además apoya a la biotecnología. Por ejemplo, desde canalizaciones de agua, nivelaciones de suelo; es decir, son varias medidas las cuales tienen que estar dadas. Por ejemplo, no es posible que un predio privado pequeño no pueda acceder a un crédito para hacer una perforación de pozo cuando está en desigualdad de condiciones con las comunidades. Se debería brindar el acceso de este tipo de programas de perforaciones del Gobierno a todos por igual.

- ¿Cómo está el acceso al crédito para el sector?

Es necesario implementar líneas de financiamiento para capital operativo y de inversión, con tasas de hasta un 6%. Si uno no tiene la posibilidad de ingresar a este tipo de créditos es casi imposible una reactivación. Si usted no tiene los títulos de su tierra, por más mediano o grande que sea, no puede ser sujeto de crédito en la banca.

Si no puede ingresar, no accede a ese 6% para ser altamente competitivo. Pero a la vez tiene la otra política estatal de un crédito de interés del 0,5%, que es excluyente para nosotros porque no permite que accedan los productores que tributan en e Régimen Agropecuario. Es urgente el financiamiento para reprogramar la cartera con las casas comerciales. Desde 2014 venimos exigiendo políticas financieras que nos ayuden a salir de la crisis. El sector agrícola tiene una cartera en mora con las casas comerciales de más de $us 500 millones, que es la sumatoria de campañas con precios bajos, que venían golpeadas por inundaciones y sequía, porque la biotecnología es prácticamente inexistente.

- ¿Qué tan manejable es la mora con la casas comerciales?

Hay un endeudamiento privado extremadamente peligroso, con un interés que no es adecuado.

Es ahí donde se precisa el financiamiento de la banca. Un interés del 6% traería un respiro inmediato después de una presión con un interés que va desde el 18% al 22% que otorgan las casas comerciales.

Estamos trabajando en poder formular políticas nacionales, porque tenemos claro que Bolivia debe ser un país productivo y de alta potencialidad exportadora.

- ¿Cuál es su postura con respecto a la banda de precios?, ¿pedirá al Gobierno que suspenda la medida?

Se ha trabajado con el sector pecuario y agrícola, también con la industria, para generar una propuesta hacia el Gobierno. Hemos concluido ese trabajo que presentaremos en las siguientes semanas.

De todos modos, nuestro lineamiento siempre fue claro. Nunca vamos a estar de acuerdo con que un sector financie a otro, tampoco en que el sector primario sea también manipulado y afectado con una baja indiscriminada de los precios, porque la soya; al ser un commodity, existe referencia en las Bolsas de Chicago o Rosario.

No estamos de acuerdo con la manipulación de precios. Tampoco sería real decir que no costó llegar a un consenso, pero se logró un acuerdo. No debe haber reuniones individuales entre los sectores y el Gobierno, porque después las resoluciones que salgan no son adecuadas para todos. Las reuniones deben ser tripartitas, para que exista equidad.

- ¿ Cómo ve que los sectores del MAS coloquen ministros?

Todo cambio es traumático, cualquier autoridad necesita mínimo seis meses para asentarse, porque hay ministerios que llegan a influir en el sector productivo, no solo el cruceño sino nacional, como el ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

Es atribución del Presidente escoger a sus ministros, lo que pedimos es que sean gente proba, que entienda los distintos sistemas productivos del país, no solo uno.

Entendemos que el nuevo ministro tiene esa condición y aplaudimos su designación. Esperamos que se puedan instaurar las agendas productivas, no solo las departamentales sino la nacional.

- ¿Cuál será el rol de la CAO, durante su gestión?

Creo que la política institucional que tiene la CAO siempre ha estado enmarcada en una relación con el Gobierno de exigir las medidas adecuadas para el sector.

Esa es una política institucional, que tenga mayor protagonismo dependerá de cómo se desarrolla.

En este caso particular, yo pienso que debemos salir lo antes posible de todos los efectos nefastos que nos dejó el coronavirus.

El trabajo tiene que ser intenso, en los tres niveles de Gobierno. Para eso, precisamos que las autoridades entiendan al sector, que nunca está hablando de política partidaria, sino institucional, que será invariable e independientemente de la autoridad que esté, porque es lo que nos afecta.

No nos debemos a un partido político, sino a 11 millones de personas que debemos alimentar.

- ¿Van cambiar los estatutos de la CAO para que aquellos que no son propietarios de la tierra postulen a la directiva?

Las elecciones son del pasado. Quedó claro que un 76% de los asistentes decidió que yo esté en la presidencia de la CAO. Está claro para ellos las condiciones en las que se presentaron los candidatos. En ningún momento se tuvo de parte de la junta electoral, ni del consejo consultivo de past-presidentes, tampoco de la justicia una interpretación que vaya relacionada a la violación de los estatutos. Para el futuro se viene un análisis profundo de nuestros estatutos con el objetivo de que no existan vacíos y nunca más se generen fricciones.

Se pidió en pleno congreso, y lo hizo un delegado, que se haga una adecuación porque nuestros estatutos no prevén el Covid-19.

Nosotros teníamos prevista la elección en la tercera semana de febrero y 15 días después la posesión, pero el Covid-19 impidió que se lleven adelante las elecciones y posteriormente hubo un retraso. Entonces, se debe tener un estatuto adecuado a las realidades de los momentos nunca pensados. Por ejemplo, nadie sabe si ésta es la única pandemia y hay que prever.

- Las elecciones son parte del pasado, pero es necesario aclarar algunas cosas ¿Es cierto que es promovido por la industria y que dejó de ser productor?

Le paso un video (se ríe), en mi granja hice un video donde muestro mi producción y la documentación que tengo, que es respaldatoria. Es la que interpretó la junta electoral y el consejo consultivo de pastpresidentes, que es la instancia máxima que nosotros tenemos para que pueda hacer una interpretación de los estatutos. Y todo estuvo respaldado, nunca estuvo en duda.

- Pero dicen que vendió su propiedad. ¿es cierto o no?

No. Uno demuestras con distintos documentos su derecho propietario, se puede hacer con minuta de transferencia legalizada como lo puede perfeccionar, dependiendo del INRA. En mi caso, yo tengo una compra de un fundo en 2009, está notariado, tiene inscripción en Catastro, cuenta con plano catastral y plano del Instituto Geográfico Militar (IGM), para obtener título no depende de mí sino del proceso de saneamiento del INRA. El estatuto no dice quién tiene mejor derecho propietario, lo que te dice es demuestra que tienes derecho propietario.

- ¿Es cierto que tiene relación con la agroindustria?

Soy productor de cerdos hace más de 12 años. Mi sector es el que me respalda, y de ahí es de donde yo salgo. He sido director, vicepresidente y presidente de Adepor, no tengo intereses en la agroindustria, también soy productor ganadero, pero de donde vengo y a quien me debo, particularmente es al sector porcino. Ahora, en la CAO, debemos trabajar por todos.

-     ¿Cómo quedó su relación con Reinaldo Díaz el expresidente de la CAO que objetó su postulación?

Siempre hemos tenido una amistad y no será distinto hacia adelante en mi gestión.


Perfil 

Óscar Mario Justiniano lleva 12 años en la actividad porcinocultora y en ese tiempo ocupó distintos cargos en la Asociación de Porcinocultores de Santa Cruz (Adepor), hasta llegar a ser primer vicepresidente en la CAO. Pretende fortalecer los sectores a través del desarrollo de servicios, que tienen que generarse en los mismos sectores productivos.