29
Jue, Jul

Post pandemia: la agricultura sostenible en América Latina puede y debe producir más empleo y crecimiento

Agrícola
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Recientemente, la FAO presentó una nueva publicación que analiza siete casos exitosos de agricultura sostenible y resiliente en América Latina y el Caribe. Estos proyectos se implementaron en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Uruguay y el Caribe.
La Paz, 11 de junio (ANF).- Uno de los mayores objetivos post pandemia de gran parte de las regiones, es la reactivación de las económicas, y en ese marco, desde los organismos y expertos se afirma que una agricultura sostenible en América Latina es capaz de alcanzar dicho objetivo creando empleo y cuidando el medioambiente, dado que los proyectos y políticas ambientales también generan múltiples beneficios económicos y sociales.

Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) presentó una nueva publicación que analiza siete casos exitosos de agricultura sostenible y resiliente en América Latina y el Caribe. Estos proyectos se implementaron en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Uruguay y el Caribe.

Tras este proyecto, se concluyó que es factible lograr en la región una agricultura “próspera, inclusiva, sostenible, baja en emisiones y resiliente al cambio climático”, y que su consecución es obligatoria para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cumplir con el Acuerdo de París.

“El estudio explica con ejemplos concretos cómo pasar de las buenas prácticas a políticas públicas, y cómo alinear los objetivos ambientales con una producción agrícola eficiente y socialmente inclusiva, en un momento en el que la recuperación de las economías tras la pandemia del coronavirus demandará grandes inversiones, tanto de los Estados como del sector privado”, detalla la agencia ONU en relación a este informe.

Proyectos destacados en la región
Estos proyectos sostenibles destacados son el de ganadería climáticamente inteligente e implementado en más de 800 fincas de Ecuador y que permitió que más de mil ganaderos incrementaran su producción de leche, aumentaran sus ingresos y mejoraran la calidad de los suelos en 40.000 hectáreas. El proyecto evitó la emisión de 24.000 toneladas de gases de efecto invernadero.

En entrevista con ANF, el experto en agricultura familiar y campesina e investigador de Fundación Tierra, Wilfredo Plata manifestó “que cuando se trata de manejo de hatos de ganado para la producción de leche es posible la disminución del uso de agroquímicos en la producción de forraje”.

En México, fue un programa de fomento de tecnologías eficientes y bajas en emisiones en la agricultura y la agroindustria, que incluyó un plan de buenas prácticas y alternativas al uso de plaguicidas.

En Chile hubo los denominados Acuerdos de Producción Limpia que permitieron a 340 miembros de la agricultura familiar de la región El Maule aumentar en 15% sus beneficios económicos, “reduciendo su uso de energía, sus emisiones de gases de efecto invernadero, sus residuos y uso de plaguicidas, además de mejorar el uso del agua y del suelo”, detalla la FAO.

En Guatemala y Colombia se impulsó la conservación de los bosques, generar empleo y aumentar la inversión en desarrollo social y productivo.

Plata destacó que en esa línea que es muy importante tomar en cuenta que cuando se trata de producción de alimentos, “aunque sea a pequeña escala, es más frecuente el uso de agroquímicos porque no existe alternativas para fertilizar los suelos. Esto cuando se trata de dirigir la producción o los pequeños excedentes al mercado, al menos ese es el testimonio de los pequeños productores del altiplano, valles y oriente de Bolivia”.

El experto también señaló que este tipo de proyectos son importantes y recomendables para cuidar el medio ambiente, sin embargo, eso no ocurre “cuando se trata del agronegocio que a su cargo tiene miles de hectáreas de tierra, principalmente de oleaginosas y en particular la soya, donde se usan toneladas de agrotóxicos para producir. O la ganadería bovina a gran escala que requiere grandes extensiones de tierra para su manejo, para ello, se recurre al desbosque”.
//ANF