09
Dom, May

La Amazonía sigue sufriendo: Bolivia es un país con uno de los índices más altos de deforestación

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

De acuerdo al reporte del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) la superficie de bosques amazónicos perdida durante 2020 fue de 2,3 millones d
e hectáreas. Los países con la mayor pérdida son 1) Brasil, 2) Bolivia, 3) Perú, 4) Colombia, 5) Venezuela, y 6) Ecuador


La Paz, 14 de abril (ANF).- En medio de la pandemia del coronavirus (Covid-19) se mantienen actividades extractivistas, quemas y agricultura mecanizada de alto impacto, con desmontes y afectación a pueblos indígenas. De acuerdo al reporte del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) la superficie de bosques amazónicos perdida durante 2020 -entre los nueve países que tienen territorio en la región- fue de 2,3 millones de hectáreas. Bolivia está en segundo lugar entre las regiones con mayores niveles de daño.

“Esto representa un aumento del 17% en comparación con el año anterior (2019), y el tercer registro más alto desde el 2000. Los países con la mayor pérdida de bosque primario amazónico son 1) Brasil, 2) Bolivia, 3) Perú, 4) Colombia, 5) Venezuela, y 6) Ecuador”, detalla el documento del MAAP difundido hoy.

Tras la publicación de este informe, Eduardo Gudynas, analista uruguayo y experto en temas de ambiente y desarrollo manifestó su preocupación frente a cifras que alarman a las regiones que conforman la región amazónica.

“Deforestación en la Amazonía: todas malas noticias. A pesar de la pandemia, volvió a crecer la pérdida de bosques”, manifestó hoy.

Este panorama se agrava para los países como Perú, Ecuador y Bolivia, que el 2020 registraron la pérdida de bosque primario amazónico más alta históricamente. Para Colombia, fue su segundo registro más alto.

“El 65% de pérdida de bosque primario ocurrió en Brasil (que superó un total de 1.5 millones de hectáreas), seguido del 10% en Bolivia, 8% en Perú, y el 6% en Colombia (todos los países restantes tenían menos del 2%)”, recalca el informe.

En el caso de Bolivia, este registro se enmarca también en los incendios que afectaron a gran parte de las zonas de la Amazonía y Chiquitanía, en medio de debates y demandas para abrogar normas que se consideran atentatorias al medio ambiente y los pueblos indígenas.

En la Amazonía boliviana, detalla este reporte, el 2020 tuvo el registro de la mayor pérdida de bosque primario, superando las 240,000 hectáreas.

“En efecto, los hotspots más intensos en la Amazonía entera ocurrieron al sureste de Bolivia, donde los incendios arrasaron en los bosques secos (conocidos como ecosistemas Chiquitano y Chaco)”, establece el MAAP.

De acuerdo el monitoreo registrado y ratificado por varios expertos, la mayor quema de un área masiva (más de 260,000 hectáreas) en el país fue en los bosques secos del Chiquitano (departamento de Santa Cruz).

Y como cada año, el 2020, los incendios iniciaron por el mes de abril y se extendieron con mayores niveles hasta noviembre. En medio de estos eventos y la participación de pueblos indígenas, colectivos, voluntarios y autoridades para apagar los incendios, se dieron demandas al Gobierno de aquél entonces, a la cabeza de Jeanine Áñez, para abrogar normas que avalan las quemas en el país, pero aún estas continúan vigentes.

La pandemia no cesa la deforestación en el mundo

A la par de este informe del MAAP para la región, hoy también se conoció un reporte de la Universidad de Maryland que establece que a nivel mundial los trópicos perdieron más de 12 millones de hectáreas de cobertura arbórea en 2020.

“De ese total, 4,2 millones de hectáreas, un área del tamaño de los Países Bajos, se encuentran dentro de bosques primarios tropicales húmedos, que son especialmente importantes para el almacenamiento de carbono y la biodiversidad”.

Este reporte señala también que, en el caso de América del Sur, los incendios hicieron que Bolivia ascendiera en la lista de países con la mayor pérdida de bosque primario tropical húmedo en 2020, ubicándose en el segundo lugar en la región.

Mientras que a nivel mundial, Bolivia se halla en el octavo lugar por pérdida de bosques, con 429.780 hectáreas sólo en 2020 y un acumulado de 5.974.011 hectáreas de 2002 a 2020, según Hansen / WRI 2021.

//CSC//smr


De acuerdo al reporte del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) la superficie de bosques amazónicos perdida durante 2020 fue de 2,3 millones d
e hectáreas. Los países con la mayor pérdida son 1) Brasil, 2) Bolivia, 3) Perú, 4) Colombia, 5) Venezuela, y 6) Ecuador
La Paz, 14 de abril (ANF).- En medio de la pandemia del coronavirus (Covid-19) se mantienen actividades extractivistas, quemas y agricultura mecanizada de alto impacto, con desmontes y afectación a pueblos indígenas. De acuerdo al reporte del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) la superficie de bosques amazónicos perdida durante 2020 -entre los nueve países que tienen territorio en la región- fue de 2,3 millones de hectáreas. Bolivia está en segundo lugar entre las regiones con mayores niveles de daño.

“Esto representa un aumento del 17% en comparación con el año anterior (2019), y el tercer registro más alto desde el 2000. Los países con la mayor pérdida de bosque primario amazónico son 1) Brasil, 2) Bolivia, 3) Perú, 4) Colombia, 5) Venezuela, y 6) Ecuador”, detalla el documento del MAAP difundido hoy.

Tras la publicación de este informe, Eduardo Gudynas, analista uruguayo y experto en temas de ambiente y desarrollo manifestó su preocupación frente a cifras que alarman a las regiones que conforman la región amazónica.

“Deforestación en la Amazonía: todas malas noticias. A pesar de la pandemia, volvió a crecer la pérdida de bosques”, manifestó hoy.

Este panorama se agrava para los países como Perú, Ecuador y Bolivia, que el 2020 registraron la pérdida de bosque primario amazónico más alta históricamente. Para Colombia, fue su segundo registro más alto.

“El 65% de pérdida de bosque primario ocurrió en Brasil (que superó un total de 1.5 millones de hectáreas), seguido del 10% en Bolivia, 8% en Perú, y el 6% en Colombia (todos los países restantes tenían menos del 2%)”, recalca el informe.

En el caso de Bolivia, este registro se enmarca también en los incendios que afectaron a gran parte de las zonas de la Amazonía y Chiquitanía, en medio de debates y demandas para abrogar normas que se consideran atentatorias al medio ambiente y los pueblos indígenas.

En la Amazonía boliviana, detalla este reporte, el 2020 tuvo el registro de la mayor pérdida de bosque primario, superando las 240,000 hectáreas.

“En efecto, los hotspots más intensos en la Amazonía entera ocurrieron al sureste de Bolivia, donde los incendios arrasaron en los bosques secos (conocidos como ecosistemas Chiquitano y Chaco)”, establece el MAAP.

De acuerdo el monitoreo registrado y ratificado por varios expertos, la mayor quema de un área masiva (más de 260,000 hectáreas) en el país fue en los bosques secos del Chiquitano (departamento de Santa Cruz).

Y como cada año, el 2020, los incendios iniciaron por el mes de abril y se extendieron con mayores niveles hasta noviembre. En medio de estos eventos y la participación de pueblos indígenas, colectivos, voluntarios y autoridades para apagar los incendios, se dieron demandas al Gobierno de aquél entonces, a la cabeza de Jeanine Áñez, para abrogar normas que avalan las quemas en el país, pero aún estas continúan vigentes.

La pandemia no cesa la deforestación en el mundo

A la par de este informe del MAAP para la región, hoy también se conoció un reporte de la Universidad de Maryland que establece que a nivel mundial los trópicos perdieron más de 12 millones de hectáreas de cobertura arbórea en 2020.

“De ese total, 4,2 millones de hectáreas, un área del tamaño de los Países Bajos, se encuentran dentro de bosques primarios tropicales húmedos, que son especialmente importantes para el almacenamiento de carbono y la biodiversidad”.

Este reporte señala también que, en el caso de América del Sur, los incendios hicieron que Bolivia ascendiera en la lista de países con la mayor pérdida de bosque primario tropical húmedo en 2020, ubicándose en el segundo lugar en la región.

Mientras que a nivel mundial, Bolivia se halla en el octavo lugar por pérdida de bosques, con 429.780 hectáreas sólo en 2020 y un acumulado de 5.974.011 hectáreas de 2002 a 2020, según Hansen / WRI 2021.

//CSC//smr