09
Vie, Dic

La FAO recorta de nuevo la producción, los usos y los stocks mundiales de cereales en 2022/23

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La producción mundial de cereales en la campaña de comercialización 2022/23, según las previsiones del mes de octubre de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se volvió a recortar. Esta vez en 4,9 millones de toneladas, quedando en 2.764 millones, un 1,8% menos (-50,8 Mt) en relación a la campaña anterior.


La mayor parte de la reducción de este mes se debe al trigo, mientras que también hubo una pequeña revisión a la baja de la producción mundial estimada de cereales secundarios.

La mayor parte de la reducción de este mes se debe al trigo, mientras que también hubo una pequeña revisión a la baja de la producción mundial estimada de cereales secundarios.

En octubre, la FAO incorpora una disminución de 3,4 Mt, dejando el pronóstico de producción mundial de trigo en 783,8 Mt en 2022/23, aunque todavía un 0,6% (+4,5 Mt) por encima del volumen de la campaña 2021/22 y marcando un máximo histórico.

La revisión mensual a la baja se debe casi por completo a la cosecha de trigo en Estados Unidos, debido a menores rendimientos en la superficie cosechada.

La estimación de producción mundial de cereales secundarios para 2022/23 se redujo en este último mes en 1,3 Mt, quedando ahora en 1.467 millones, un 2,8% menos que en la campaña anterior, en lo que supone la primera caída de la cosecha de estos cereales en cuatro años.

La mayor parte del recorte de octubre se debe a las revisiones a la baja en las producciones de maíz grano esperadas en Estados Unidos y en la Unión Europea, donde las evaluaciones recientes indicaron impactos de sequía más sustanciales que los estimados en un principio.

En Ucrania, con la cosecha de maíz en marcha, en cambio, se elevó la previsión de producción, con expectativas de que el área cosechada sea mayor, puesto que las exportaciones del país desde los puertos del Mar Negro han aliviado parcialmente las restricciones de almacenamiento.

En cuanto al arroz, las expectativas de producción han mejorado para Indonesia, tras las indicaciones oficiales de una expansión algo mayor de la superficie cultivada con arroz de lo previsto previamente por la FAO.

Esta revisión al alza en este cereal compensó en gran medida algunos recortes en las perspectivas de cosecha de Vietnam y Nigeria. Como resultado, la producción mundial de arroz en 2022/23 se prevé que alcance ahora los 512,6 Mt (grano elaborado), un 2,4% por debajo del máximo histórico de la campaña anterior, pero en línea con el promedio de los últimos años.

La siembra de la cosecha de trigo de invierno de 2023 se inició ya en los países del hemisferio norte y comenzará en 2023 en los países al Sur del Ecuador. Se espera que los altos precios de los cereales sostengan las siembras en 2023.

Sin embargo, los costes de producción, igual o más elevados que los precios, podrían limitar el potencial de expansión de la superficie sembrada. En Estados Unidos, las siembras de trigo de invierno progresaron a un ritmo medio en octubre, a pesar de la sequía prolongada en partes de los principales Estados productores del país.

En la Unión Europea, las siembras se completaron en los países del Norte en septiembre y están progresando bien en la mayoría de los demás países, en condiciones climáticas propicias, excepto por la sequía en partes de España, Italia y Rumania.

En la Federación de Rusia, con el período de siembra acercándose a su fin, se informó que el ritmo de siembra de trigo de invierno fue más bajo que un año antes, ya que las fuertes lluvias impidieron llevar a cabo la sementera.

En Ucrania, las severas restricciones de liquidez por la guerra han reducido la superficie cultivada de trigo, mientras que las fuertes lluvias también han ralentizado el ritmo de las siembras.

En Asia, se prevé que las siembras de trigo se mantengan en niveles superiores a la media en China (continental) y la India, donde los precios mínimos de apoyo remunerativos mantienen el atractivo de este cereal. Además, el clima favorable en ambos países está apoyando las operaciones de siembra.

Dado que muchas zonas siguen inundadas en el Pakistán, la siembra de trigo de invierno rabi, que normalmente tiene lugar entre octubre y diciembre, podría verse gravemente obstaculizada.

Por otro lado, la siembra de las cosechas de cereales secundarios para la cosecha de la campaña de comercialización 2023/24 está en marcha en los países del Hemisferio Sur.

En Brasil, las estimaciones oficiales indican un aumento de la superficie cultivada de maíz. Si se mantiene la previsión de unas mejores condiciones climáticas en este país, después de los períodos secos del año pasado, el aumento en los rendimientos podría respaldar también una segunda cosecha abundante para la próxima campaña.

En Sudáfrica, las intenciones de siembra provisionales apuntan, por su parte, a una probable contracción moderada en la superficie cultivada de maíz desde el año pasado.

La fuerte alza de precios hace que la utilización mundial de cereales baje en 2022/23

Con 2.778 millones de toneladas, el pronóstico de la FAO para la utilización mundial de cereales en 2022/23 apunta también a una disminución del 0,7% respecto al nivel de la campaña anterior, lo que supone 5,4 Mt menos que un mes antes, debido casi en su totalidad a una menor utilización mundial de cereales secundarios.

La revisión a la baja de 5,9 Mt del mes de octubre en la utilización mundial de cereales secundarios se atribuye principalmente a las expectativas de un menor uso industrial del maíz (especialmente en China y Estados Unidos), así como a un menor uso industrial y de piensos de la cebada.

Con estas revisiones, la FAO estima que la utilización mundial de cereales secundarios para 2022/23 es ahora de 1.485 Mt, un 1,2% menos que en 2021/22, siendo la primera caída en más de una década.

Mientras tanto, la FAO prevé que todavía la utilización mundial total de trigo aumente de forma marginal en 2022/23, en un 0,3 % hasta 775 Mt, y que el crecimiento del consumo de alimentos y hacia otros usos compense una probable caída en el uso destinado a la fabricación de piensos.

Existencias mundiales de cereales a la baja por las menores cosechas

Por otro lado, la FAO prevé unas existencias mundiales de cereales a la baja en un 2,0% respecto a los niveles de inicio de campaña al final de 2022/23, hasta quedar en 841 Mt, unos 7,3 millones menos que el pronóstico de septiembre. Esta última revisión a la baja refleja principalmente las expectativas de inventarios más bajos en Ucrania, India y Estados Unidos.

De manera similar, se revisan a la baja las existencias de maíz en Ucrania, como resultado de mayores exportaciones. También existencias inferiores de maíz en Estados Unidos, debido a las menores perspectivas de producción, están detrás de un recorte de 4,6 Mt en los stocks mundiales de cereales secundarios este mes.

Con estas revisiones, se prevé que las existencias mundiales de cereales secundarios, ahora previstas en 347 Mt, caigan un 5,3 % por debajo de los niveles de inicio de campaña para alcanzar su nivel más bajo desde 2013/14, en gran medida por la contracción prevista del 5,5 % en las reservas mundiales de maíz.

Sobre la base de las últimas previsiones de existencias y utilización, la FAO prevé que la relación existencias-utilización de cereales en el mundo disminuya del 30,9 % en 2021/22 al 29,4 % en 2022/23, que es indicativa aún de una situación de suministro relativamente cómoda desde una perspectiva histórica.

Por otro lado, la FAO prevé que las existencias mundiales de arroz al final de la campaña 2022/23 queden en 193,4 Mt, un 1,8 % menos que al inicio de la misma, pero aún seguirán siendo el tercer mayor inventario registrado.

Se espera que la mayor parte de la disminución interanual pronosticada se deba a las existencias de los exportadores de arroz, aunque también se prevé que los importadores, sobre todo Colombia, la Unión Europea, Senegal y Sri Lanka, recurran a sus reservas.

El comercio mundial de cereales se contraerá también por los problemas en el Mar Negro

La FAO estima que el comercio mundial de cereales se quede en 469 Mt en 2022/23 y registre una contracción del 2,2% respecto a la anterior campaña, a pesar de revisar al alza en 1,7 millones en relación con un mes antes.

En base a un ritmo de envíos de cereales más fuerte hasta finales de octubre bajo la «Iniciativa de Granos del Mar Negro», las perspectivas de exportación de trigo se esperan más altas para Ucrania, lo que eleva la previsión mensual del comercio mundial de trigo para 2022/23 (julio/junio) en 1,9 millones.

Sin embargo, con 194 Mt, el pronóstico del comercio mundial de este cereal aún apunta a una disminución del 1% con respecto al nivel de 2021/22.

Casi sin cambios este último mes, en 223 Mt, la FAO también pronostica que el comercio mundial de cereales secundarios disminuirá en 2022/23 (julio/junio) un 3,4 %, reflejando sobre todo contracciones en los envíos de cebada y sorgo, mientras que en maíz se prevé que caiga solo marginalmente.

En octubre, la FAO revisó al alza la exportación prevista de maíz de Ucrania, lo que contribuyó a equilibrar las ventas más bajas de Estados Unidos, la Unión Europea y la Federación de Rusia, llevando la previsión del comercio mundial de maíz para 2022/23 (julio/junio) hasta cerca de 180 millones.

Después de tres años consecutivos de expansión, el comercio internacional de arroz podría disminuir un 1,6 % en 2023 (enero-diciembre) a 52,9 Mt. Con la excepción de América y Oceanía, se espera que la mayoría de las regiones importen menos arroz respecto a un año antes.

Sin embargo, el mayor retroceso en términos absolutos podría estar relacionado con las importaciones de los países asiáticos, donde el comercio internacional de arroz podría descender un 1,6 % en 2023 (enero-diciembre) hasta 52,9 millones de toneladas.

Con la excepción de las Américas y Oceanía, se espera que la mayoría de las regiones importen menos arroz año tras año. Sin embargo, el mayor retroceso en términos absolutos podría estar relacionado con las importaciones de los países asiáticos. el comercio internacional de arroz podría descender un 1,6 % en 2023 (enero-diciembre) hasta los 52,9 millones de toneladas.

Fuente: AGRONEGOCIOS - España