24
Vie, Sep

La marea amarilla: un verano catastrófico para los precios del plátano

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El precio de la caja de plátanos importada en Europa es históricamente bajo.

En las últimas semanas, la situación ha empeorado. Y no se espera que la espiral descendente de los precios se detenga.

Por Marie-Pierre Olphand

A menos de diez euros por caja de 18,5 kg este verano, los plátanos se han desplomado en el mercado. En los diez años que la unidad económica Fruitrop lleva publicando su barómetro de precios de importación europeos, nunca antes se había alcanzado un nivel tan bajo en esta época del año. Hay que remontarse a 2011 para encontrar un verano tan catastrófico en términos de precios en el continente europeo.

Oferta desmedida

Estos precios son, como suele ocurrir, un reflejo de la abundancia. Las plantaciones han aumentado considerablemente en los últimos años, sobre todo en la zona del plátano dólar, es decir, al otro lado del Atlántico, y las exportaciones de los cuatro principales proveedores latinoamericanos (Ecuador, Costa Rica, Guatemala y Colombia) se han disparado. Como resultado, una marea amarilla está barriendo el mercado, y nada parece detenerla por el momento. Ni siquiera los dos huracanes de finales de 2020 en Honduras y Guatemala consiguieron hacer temblar el mercado durante más de unas semanas.

Estos precios mínimos afectan a los profesionales de las zonas donde la producción es más respetuosa con las normas sociales y medioambientales y donde los productores son necesariamente menos competitivos. El riesgo es la desaparición de ciertas variedades, con una inevitable reducción del número de pequeñas explotaciones que no disponen de los recursos de las grandes estructuras capaces de responder a las licitaciones de los distribuidores europeos, que arrastran cada vez más los precios. 

En el campo ecuatoriano, la gente también empieza a protestar por la caída de los precios de venta mientras los costes de producción, sobre todo la electricidad, aumentan.

“Hoy en día, los márgenes de los productores, importadores y maduradores son casi nulos, es una masacre para el sector", afirma Denis Loeillet, investigador del CIRAD (Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo). ¿Quién puede resistirse a unos precios tan bajos?

Los plátanos orgánicos no son inmunes a las turbulencias 

En este contexto, la diferencia de precios entre los plátanos orgánicos y los convencionales también se ha reducido considerablemente. Y esto no es una buena señal. Y es que los bajos precios de los plátanos ecológicos plantean inevitablemente dudas sobre la calidad de los sistemas que producen esta fruta. 

"Nos gustaría saber cómo se las arreglan los proveedores para mantener sus precios tan bajos", dice nuestro entrevistado. Porque por debajo de un determinado precio, lo orgánico sólo puede ser falso. Se trata de un sistema orgánico que ciertamente prohíbe los productos fitosanitarios para obtener la certificación, pero que no puede respetar las normas de fertilización del suelo, que debe ser orgánica y no mineral en el sector, porque esta fertilización tiene un coste. Por ello, los plátanos orgánicos demasiado caros de hoy en día son doblemente sospechosos.