09
Vie, Dic

La semilla del futuro que previene enfermedades se desarrolla en Neuquén

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Universidad del Comahue promueve el cultivo sustentable del maíz negro en la zona: una variedad local y libre de agroquímicos, que se dio espontáneamente y tiene la ventaja de prevenir enfermedades cardiovasculares, entre otras.


Llama la atención por su color distintivo, negro azulado. Es el maíz del Comahue, la primera variedad espontánea y natural de la zona, libre de agroquímicos y con grandes ventajas para la salud. Su semilla se adapta al clima y el suelo de la Patagonia, es comestible y previene enfermedades cardiovasculares y otras como la diabetes. También retarda el envejecimiento celular.

Se dio manera fortuita cuando docentes neuquinos de la Universidad Nacional del Comahue rescataron viejas prácticas ancestrales. Al cabo de seis años, seleccionaron los mejores ejemplares hasta conseguir la primera espiga completamente negra azulada.

El cultivo que fue la prueba piloto está ubicado en la chacra experimental de Ciencias Agrarias de la UNCo, ubicado en el kilómetro 12 de la Ruta 151, cerca de Cinco Saltos. "La semilla es un valor estratégico: sin semilla no comemos", sostuvo el ingeniero agrónomo que lidera la iniciativa, Horacio Verdile, también docente de la facultad.

Advirtió que "es un material muy noble" para sembrar en la zona, libre de insumos sintéticos y fertilizantes. "Bregamos para que el cultivo se realice de la misma manera, y que la gente se pueda apoderar de la semilla para que ya no dependa de nosotros", expresó el docente, en diálogo con LMNeuquén.

Es que, si los productores pueden sembrarla, cuidarla y reproducirla, no sería necesario que la fuesen a buscar año tras año. "Hay que salir de esta lógica paternalista porque a veces los insumos pueden estar a disposición y otras veces no, y los productores no pueden estar sujetos a estos avatares", agregó Verdile.

Hablamos de agroecología, cultivos sustentables y una semilla nutracéutica que alimenta y ayuda a mantener el bienestar corporal porque es un antioxidante corporal.

En el Alto Valle se comporta muy bien, igual que en otras zonas de la Patagonia como Santa Cruz. Actualmente se siguen estudios para determinar con exactitud los alcances de su poder antioxidante; y apuestan a la difusión para generar otros cultivos sustentables. "La idea es generar nuestros propios alimentos. Eso se llama seguridad alimentaria. En todo eso radica el poder del maíz negro del Alto Valle", indicó.
Por eso la iniciativa está dirigida a los agricultores familiares, y a todos aquellos que quieran generar su propia huerta con un alimento saludable que puedan sostener y multiplicar.

Jornada sobre el cultivo de maíz negro del Comahue

En ese marco, la facultad de Ciencias y Tecnología de los Alimentos junto a Ciencias Agrarias invita a una jornada abierta y gratuita a productores de la agricultura familiar, chefs y personal vinculado a la producción alimentaria, estudiantes y público en general, el jueves 10 de noviembre a las 11, en el Aula Magna de la FACTA, a participar de la jornada explicativa sobre el maíz negro del Comahue, sus técnicas de producción y su utilización para consumo humano.

Uno de los objetivos del encuentro es la promoción de la producción del maíz negro en la región y también conocer algunos usos alimentarios tradicionales y novedosos. Disertarán Karina Ocampo, periodista, investigadora y docente y Alejandra Cazal Ferreira, profesora investigadora de la Universidad del Caribe.

“A partir de semillas procedentes de cada individuo selecto se fue reuniendo una cantidad suficiente para luego ser mezcladas en partes iguales y vueltas a sembrar y seleccionar. Este procedimiento fue realizado durante cinco generaciones. Se lo conoce como selección masal y es el método de mejoramiento más antiguo y simple, basado en la selección intrapoblacional de los individuos de acuerdo con su fenotipo. La selección masal merece consideración como un método rápido y económico de selección en nuevas áreas de cultivo ”, explicaron desde la facultad.

 

Fuente: LM Neuquén