09
Dom, May

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

 

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.

Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

 

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.
Por qué Irlanda se dividió en dos hace 100 años
Hace 100 años se hizo efectiva la partición de Irlanda, que no solamente dividió la isla, sino también Reino Unido y la región de Úlster. Fue un evento que dejó heridas que aún no terminan de sanar.
BBC Mundo
Hasta principios de la década de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país.

Pero no todos los irlandeses estaban felices con la unión y muchos emprendieron una larga y sangrienta lucha para independizarse de Londres.

Un siglo después, la isla está dividida en dos naciones: Irlanda del Norte, parte de Reino Unido, y la República de Irlanda, en el sur.

La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte perduraron por muchas décadas y se recrudecieron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.

Tras miles de bajas irlandesas y británicas, el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 le puso fin al conflicto.

Pero, ¿cómo y por qué la isla terminó partida en dos?

La complicada y turbulenta historia entre Londres y Dublín comenzó con la primera intervención cambro-normanda en Irlanda que se produjo en 1167 y se consolidó cuando el entonces rey Enrique II de Inglaterra desembarcó con un gran ejército en 1171.

Consecuentemente, gran parte de la isla pasó a ser un señorío gobernado por la monarquía británica y después un Reino que era básicamente un Estado cliente de Londres.

Finalmente en 1800 se fundó el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, tras la aprobación del Acta de Unión por parte del Parlamento irlandés, en Dublín.

Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.
Pero desde sus inicios y a lo largo del siglo XIX, hubo una fuerte oposición en Irlanda que poco a poco se transformó en una violenta insurrección.

Hubo incluso estériles intentos de restablecer el Reino de Irlanda.

La lucha por más autonomía
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido.
Niamh Gallagher, profesora de historia moderna británica e irlandesa de la Universidad de Cambridge, destaca que los líderes del movimiento "Home Rule" no pedían independencia.

"Pedían un grado de devolución (de poderes) dentro de Reino Unido. Un poco como lo que hoy tienen Escocia o Gales", le dice a BBC Mundo

Pero también había nacionalistas irlandeses, principalmente católicos, que querían separarse por completo de Reino Unido

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

Al otro lado del espectro político se encontraban los unionistas, protestantes en su mayoría, que vivían principalmente en el noreste de Irlanda.

Eran leales a la corona británica y temían convertirse en minoría en una Irlanda independiente.

En la década de 1870, cada vez más políticos británicos consideraban que Irlanda debía tener una mayor voz en sus asuntos internos.

Y líderes, como el exprimer ministro británico William Gladstone, apoyaban la creación de un "gobierno autónomo" en Irlanda e intentaron, sin éxito, aprobar leyes para darle más autonomía.

Formación de milicias

No obstante, la elección general de 1910 cambió el panorama político: los nacionalistas irlandeses ganaron la mayoría de los escaños de Irlanda.

En ese contexto, a finales de siglo, nace el movimiento "Home Rule" (autogobierno), que abogaba por más autonomía y la creación de un parlamento irlandés dentro de Reino Unido, para asuntos internos, mientras que los asuntos imperiales seguirían tratándose en Westminster, Londres.