24
Vie, Sep

Afirma diputada María René Álvarez en entrevista con EL DIARIO :MAS politiza marcha de tierras bajas para convertir la región en “Chapare dos”

Actualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

> Los pueblos nativos del oriente, Chaco y Amazonia piden respeto a su tierra, territorio, cultura y su inclusión en políticas públicas de desarrollo social > Oficialismo afirma que se trata de una marcha que tiene móviles políticos financiados por grupos neoliberales, pero ofrece dar soluciones a sus demandas.


La “IX Marcha Reivindicativa de Derechos y Territorio” que realizan los originarios de tierras bajas es asediada y politizada por el Movimiento al Socialismo (MAS) que pretende deslegitimarla a fin de justificar los asentamientos ilegales de los interculturales para convertir esa región en un “Chapare dos”, afirmó ayer la diputada de Creemos, electa por la Chiquitania, María René Alvarez.
“Me parece que el MAS tiene una clara intención de despojar a estos pueblos indígenas de su propio territorio y convertirlo en un Chapare dos, a eso apuntan. Es demasiado el abuso y tropello que estamos sufriendo todas las personas que somos de esta región y vemos que al Gobierno no le interesa los derechos de nuestros pueblos pobres, vulnerables y abandonados”, declaró en entrevista con EL DIARIO.
La parlamentaria reivindicó la marcha de los indígenas de tierras bajas en demanda de respeto por sus derechos y atención a sus necesidades básicas de defensa de la naturaleza, de su cultura ancestral, tenencia legal de sus tierras, además de otros aspectos que hacen al desarrollo social, por lo que consideró que los distintos gobiernos durante las últimas tres décadas actuaron injustamente con estos pueblos originarios.
De igual forma, señaló que los colonos denominados “interculturales” usurpan tierras del oriente, Chaco y Amazonia con fines mezquinos de expansión geopolítica y de manera dolosa actos por los que no existen acciones legales de parte del Gobierno.
“Es una injusticia que comete el Gobierno con estos pueblos nativos al enviar a colonos para usurpar tierras con fines mezquinos de manera dolosa, porque esa es la realidad”, puntualizó.

ESTORBA AL MAS
A decir de Álvarez, el Gobierno busca tergiversar el objetivo de la marcha indígena del oriente porque “estorba y perjudica sus intereses” y se empeña en el descrédito de sus legítimas demandas, como intentó el diputado Ignacio Renán Cabezas Veizan (MAS) durante la sesión plenaria en Diputados del pasado jueves 9 de septiembre.
Los hechos de violencia y represión ocurridos en Chaparina y el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) que el gobierno del MAS quiso dejar en el olvido es muestra de que utiliza a “los originarios como bandera para sus propios fines políticos”, señaló.

POR ENCIMA DEL MAS
En tanto, Manuel Morales, miembro del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), afirmó que los pueblos indígenas están por encima del MAS y que no son propiedad del partido de gobierno; por tanto, no están obligados a hacer lo que el oficialismo busca.
“El discurso y las acciones agresivas en contra de la marcha por parte de los operadores políticos del MAS pone en evidencia la manipulación que pretenden sobre la marcha de protesta pacífica de los pueblos originarios de las tierras bajas”, refirió Morales en entrevista con Radio Panamericana.
En este sentido, Morales cuestionó las expresiones del diputado Renán Cabezas, el 9 de septiembre, en sentido de que son grupos de “vendepatrias” y que se trata de móviles políticos financiados por grupos neoliberales.
Al respecto, Morales cuestionó la actitud de Cabezas y aseguró que el Conade apoya abiertamente la “IX Marcha Reivindicativa de Derechos y Territorio” con la recolección víveres en los mercados populares, en acto de solidaridad con los marchistas que a 30 años de su primera caminata hasta la sede de Gobierno continúan exigiendo el respeto a sus derechos.
En el marco del conflicto por tenencia de tierras, señaló que existe una nociva penetración de colonos cocaleros de Chapare al Tipnis, avasallamientos a las áreas protegidas y parques nacionales donde se evidenció cultivos de coca excedente.
“La gestión de administración de tierras del MAS es desastrosa. Frente a una marcha que está reclamando por atención y porque haya una política desde el Estado que pare los avasallamientos, la respuesta que se les da es que son de la derecha”, cuestionó Morales.
Por su parte, el viceministro de Autonomías, Álvaro Ruiz, ofreció dar soluciones al pliego de la marcha indígena, incluso el mismo día que lleguen a la capital oriental.
Dijo que los dirigentes anunciaron que entregarán el pliego en Santa Cruz, pero tampoco se sabe a quién lo van a presentar. “Ojalá podamos tener acceso a ese pliego para ver y también demostrar lo que hemos avanzando en tierra y territorio, aunque en autonomía hay un poquito de retraso”, acotó.
La “IX Marcha Reivindicativa de Derechos y Territorio” inició su caminata el 25 de agosto desde la ciudad de Trinidad, departamento de Beni, hasta la ciudad de Santa Cruz, donde prevén llegar el 24 de septiembre, desde donde convocarán a las autoridades de Gobierno buscar soluciones conjuntas a todas sus demandas.