06
Lun, Dic

Atrevida maniobra sobre Santa Cruz

Actualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Editorial de El Diario de La Paz.En días pasados, la población de Santa Cruz de la Sierra –y no menos de la de todo el país–, se sintió profundamente preocupada por la amenaza de una insólita movilización de diversos mecanismos de fuerza, entre ellas las Fuerzas Armadas del Estado Plurinacional, sobre la ciudad capital de ese Departamento, con el aparente objetivo de debilitar un movimiento de sectores sociales empeñados en una justa aspiración democrática.

En forma concreta, se trató de una operación militar contra la oposición general surgida a raíz de la acción opositora contra la sanción legislativa y la promulgación ejecutiva de disposiciones legales, como la Ley 1386, considerada como un atentado contra las libertades democráticas del pueblo boliviano.

La maniobra militar coincidió en momentos en que todo el país se encontraba en estado de conmoción al presentarse en forma masiva el “síndrome de noviembre de 2019”, es decir, el conjunto de síntomas similar una rebelión similar a la ocurrida hace dos años, que produjo la caída del gobierno de Evo Morales y determinó su renuncia y viaje al exilio.

Ante esa amenaza, el asombro del pueblo no pudo ser soslayado por las características de la operación armada, por ser una ofensiva estratégica dispuesta por el Ministerio de Defensa para reforzar ese departamento con tropas movilizadas por vía aérea, tanques de guerra transportados en vehículos pesados, vuelos amenazantes de aparatos, etc., sin hacer referencia al traslado de contingentes policiales, sin más explicación que se trataba de hacer una exhibición de rutina. Tal aclaración mediática fue increíble, por cierto, considerando el nerviosismo de las autoridades, convencidas de sus propios argumentos en sentido de que estaba en marcha un proceso de desestabilización del régimen.

Tan traumática fue esa movilización, que no se la dejó de ver como si el país se encontrase en estado de guerra, frente a un poderoso enemigo externo o ante un caso de guerra civil, fenómenos que sólo eran inspiración de asesores políticos propios o extraños que no ven con buenos ojos el sentimiento nacional que se corea en las marchas callejeras que dicen “Ni Cuba ni Venezuela”.

En una apreciación más objetiva, algunas personas compararon esa expresión de marcha militar con las realizadas por Rusia comunista contra naciones rebeldes contra el imperialismo soviético y que, finalmente, consiguieron su liberación expulsando a los invasores y llevando a sus autores a la inevitable vindicta pública.

Notas Relacionadas
LUSBEL
LUSBEL