18
Dom, Abr

Revelaciones de Iglesia Católica MAS aceptó sucesión constitucional de Añez

Actualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ante las versiones que señalan que en 2019 se gestó un golpe de estado que terminó con el mandato del expresidente Evo Morales, la Conferencia Episcopal de Bolivia emitió un comunicado en el que se revelan detalles que desvirtúan la versión gubernamental y señalan que parlamentarios del Movimiento al Socialismo tenían pleno conocimiento y estuvieron de acuerdo con la sucesión constitucional que llevó a la presidencia a Jeanine Añez.

La nota aclara que en las reuniones realizadas en instalaciones de la Universidad Católica los días 11 y 12 de noviembre de 2019 se negociaron aspectos relacionados a la pacificación del país tras la renuncia de Morales y los escenarios de violencia generados a partir de ese hecho. Estos encuentros fueron facilitados mediante la mediación de la Conferencia Episcopal de Bolivia, la Unión Europea y la Embajada del Reino de España.

Señalan que del diálogo participaron todos los partidos políticos con representación en la Asamblea Legislativa, las organizaciones participantes en las elecciones de 2019, representantes cívicos y la dirigencia del Conade.

Uno de los primeros asuntos tratados y al que se llegó a un acuerdo fue la salida del país del expresidente Evo Morales, con destino a México.

Posterior a la salida de Morales y ante el vacío de poder generado por la renuncia del vicepresidente, además de los presidentes de las cámaras legislativas, la cuestión más urgente era la designación de un nuevo gobierno que respete los preceptos constitucionales.

“Hay que hacer notar que, en todo momento, los representantes del MAS, consultaban con sus líderes en forma telefónica, de forma que no había avance que no fuese consultado y autorizado desde el exterior”, indica la nota.

El comunicado señala que poco a poco se fue abriendo camino la solución más constitucional, la elección en la Asamblea Plurinacional, de la segunda vicepresidenta del Senado, en base a la declaración constitucional del año 2001, 003/2001, que determina que no puede haber vacío de poder, sino que cuando sucede, como era el caso, la sucesión constitucional se realiza ipso facto e, incluso, ahorrados los formalismos.

Se señala que todas las propuestas eran comunicadas a representantes de los partidos en la Asamblea Legislativa para su consideración.

“En ningún momento el grupo de diálogo tomó las decisiones, sino que, llegó a consenso unánime respecto a la sucesión constitucional de la Senadora Jeanine Añez y los representantes de los partidos, comunicaron esta posible solución a la Asamblea Plurinacional”, señala.

Una prueba de la buena fe en las negociaciones y de que los representantes del MAS estuvieron de acuerdo con esta solución es que la entonces senadora Adriana Salvatierra, invitó a todos los participantes de las negociaciones a la sesión de la ALP, a la que posteriormente ella no asistió.

Monseñor Ricardo Centellas, quien hizo lectura del comunicado de la CEB, manifestó que la bancada del MAS no cumplió con lo acordado y no se presentaron a la sesión de la ALP en la que la senadora Jeanine Añez fue posesionada como presidenta del Estado, acto que posteriormente fue validado por el Tribunal Constitucional en el marco de la sucesión constitucional.

Centellas, además, cuestionó que la exministra Teresa Morales trate de hacer ver que en las reuniones desarrolladas entre el 11 y 12 de noviembre del 2019 se hayan tratado temas relacionados a un supuesto golpe de Estado.

“Rechazamos categóricamente la declaración de la exministra Teresa Morales, quien fue presentada en aquella reunión como asesora de la Senadora Adriana Salvatierra, en el sentido de que ‘hubo sedición, conspiración y terrorismo’ en las reuniones realizadas el 11 y 12 de noviembre en la UCB”, dijo.

El comunicado rechaza que se intente justificar la detención de exautoridades bajo el argumento de que en las reuniones de pacificación se fraguó un golpe de Estado contra el gobierno de Morales, pues estas versiones están alejadas de la realidad y merecen el calificativo de persecución política.

“Interpretar aquellos hechos como ‘golpe de Estado’, es una fantasía que no corresponde con la realidad, por lo que afirmamos que las detenciones basadas en esta interpretación, son del todo injustas”, indica.

“Deseamos que el entendimiento y la paz, basados en la verdad, triunfen sobre la lógica del rencor y la violencia”, finaliza.