19
Sáb, Jun

Fundación Tierra denuncia que autoridades usan documentos de desalojo de tierras fiscales para cobrar "coimas"

Medioambiente
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
“Si todo esto fuera transparente y los beneficiarios fueran gente que necesita la tierra para trabajar, las listas de estos beneficiarios serían públicas, pero desde hace diez años el INRA no publica memorias anuales y esto ya se ha convertido en un secreto de Estado”, dijo Gonzalo Colque, director de la Fundación Tierra.
 
La Paz, 13 de mayo (ANF).-  La temática del tráfico de tierras fiscales en Bolivia continúa generando debate tras conocerse hace unas semanas de la participación de una ex autoridad en delitos de corrupción. Frente a esto la Fundación Tierra denunció que funcionarios y otras autoridades usan documentos de desalojos de estas tierras para extorsionar a cambio de “coimas” a quienes las ocupan.
 
Durante la conferencia virtual de “El tráfico de tierras: el rostro oscuro del colonialismo del siglo XXI”, Gonzalo Colque, director de la Fundación Tierra, detalló casos emblemáticos en el país sobre el negocio y delitos de corrupción en la distribución y dotación de tierras del Estado, la gran mayoría dirigidas a pocas manos para actividades como monocultivo, ganadería y subarriendo. 
 
“Las autoridades públicas están rematando bienes del Estado a privados a cambio de mucha plata (…) Es todo un sistema que tiene muchos componentes, por ejemplo en algunos casos donde ha sido demasiado evidente el delito y la falsificación de documentos para transferir a privados ha habido autoridades que pensaron en el bien público y revirtieron esas tierras consolidándolas como fiscales”, dijo.
 
El investigador apuntó que en cambio hay otras autoridades y diferentes funcionarios que trabajan en el área agraria estatal que tienen la potestad de usar incluso la fuerza pública cuando se tienen resoluciones de desalojo de particulares en tierras fiscales, pero no lo hacen. “Porque estas autoridades y funcionarios en lugar de hacer cumplir esto han estado utilizando esas resoluciones como un instrumento de coerción para visitar periódicamente a estos ocupantes y mostrarles el documento para pedir coimas, para prebenda”.