02
Jue, Feb

Lluvias afectan a 5.000 hectáreas de cultivos y las pérdidas alcanzan $us 20 millones

Medioambiente
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las lluvias y el escurrimiento de las aguas dejan ‘cicatrices’ en los campos agrícolas del municipio de San Julián en el departamento de Santa Cruz. A decir del alcalde de esa población, Willy Calderón, la última evaluación técnica de campo (el martes) estima una pérdida de al menos 4.500 hectáreas (ha) de soya y, en menor escala, de unas 500 de arroz y sorgo. El informe no computa el impacto de la inundación en las pasturas y potreros de predios pecuarios.

La semana pasada, el ejecutivo municipal de San Julián y el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, realizaron un sobrevuelo por las zonas inundadas e identificaron alrededor de 3.000 hectáreas de cultivos afectados por las inundadas.

En el caso específico de la soya, según Calderón, los efectos en los sembradíos son definitivos, dado que el agua alcanzó más de dos metros por encima de las plantaciones. Describió que suman 20 las comunidades afectadas que corresponde a las Federaciones Villa Paraíso, Berlín y Norte. “Al margen de las pérdidas agrícolas el caudal del agua destruyó diques de contención y canales y dejó en mal estado e intransitables las vías de acceso”, anotó Calderón, al especificar que ayer (por martes) la corriente del agua provocó un boquete que rebalsó el cauce natural del río Pailitas que, ahora mismo, amenaza a las familias afectadas y el área agrícola del municipio.

Acerca del perjuicio económico que deja la inundación en los campos de producción, Calderón precisó que se estima alcanzan $us 20 millones, contando las pérdidas de potreros e infraestructura de predios ganaderos en la zona. “Se observó focos de concentración de agua en tres sectores, lo cual seguirá afectando a más sembradíos y potreros”, anotó Calderón hace una semana, al demandar colaboración del Gobierno nacional.

INFRAESTRUCTURA

Las intensas precipitaciones provocaron el colapso de los canales naturales y el agua desembocó a los sembradíos, cubriendo total y parcialmente miles de hectáreas de soya, maíz y sorgo, además de pasturas de varios predios ganaderos. El rebalse de los canales también provocó daños en viviendas.

 LLUVIAS ‘MODERADAS’
 
De acuerdo con el pronóstico del experto en agrometeorología, Luis Alberto Alpire, las precipitaciones esta semana, tanto en el este como en el norte, serán de baja intensidad, descartándose los riesgos de inundación en todo el departamento de Santa Cruz. La pausa de lluvias intensas hará posible reiniciar la siembra de maíz en Gutiérrez.
 

En 2022, con información oficial, San Julián -municipio con alta vocación productiva de granos básicos- abarcó una superficie cultivada de más de 160.000 hectáreas de soya, maíz y sorgo en la campaña agrícola de verano.

Hace una semana, luego de haber sobrevolado las zonas inundadas, el titular de la cartera de Desarrollo Rural y Tierras indicó que en coordinación con Defensa Civil trasladarán maquinaria para trabajar desaguar las hectáreas anegadas y apoyar con víveres a las familias afectadas.

Desde la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) indicaron que se está haciendo la evaluación técnica de campo para tener datos corroborados de superficie de cultivos perdidos y comprometidos por inundación.

 

Eventos en tramos provinciales 

 

Según el director del Servicio Departamental de Caminos (Sedcam), Édgar Landívar, entrevistado en un medio televisivo local, en los últimos días registraron efectos adversos por lluvias en 11 rutas de seis provincias -Warnes, Ichilo, Manuel María Caballero, Florida, Guarayos y Chiquitos- donde algunos ríos socavaron las alcantarillas. “Hemos cambiado alrededor de 75 metros lineales de alcantarillas en las últimas cinco provincias”, puntualizó.

En la provincia Warnes, según Landívar, en la ruta Retiro-La Esperanza, se limpiaron 100 metros de canales que estaban obstruidos. Hizo notar que el evento de mayor relevancia se registró en la provincia Manuel María Caballero, en el límite con Cochabamba, donde se tuvieron derrumbes en una longitud de casi 72 km, los cuales ya están habilitados. “El 100% de tramos departamentales está libre”, dijo.