14
Vie, Jun

Las diferentes culturas milenarias han celebrado la continuidad del flujo de los ríos

MUNDO
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A lo largo de los siglos cientos de culturas nativas han dado gracias por lo que desean antes de recibirlo, creando elaboradas ceremonias para invertir tanta energía como les fuera posible en su acto de agradecimiento. 

Los egipcios han celebrado la inundación del río Nilo desde la antigüedad para asegurarse la continuidad del flujo de agua del río, los indios americanos y los aborígenes australianos realizan danzas de la lluvia, muchas tribus africanas practican ceremonias por sus alimentos antes de salir a cazar, y en todas las culturas y religiones la verdadera naturaleza de la oración es dar gracias antes de recibir lo que se desea. 

La ley de la atracción dice que lo semejante atrae a lo semejante, lo que significa que en tu mente has de formar un retrato, o una imagen de lo que deseas. Luego, para volver a atraer tu deseo, has de sentirlo como si ya lo tuvieras, de modo que lo que sientes también se ha de parecer a lo que sentirás cuando tengas lo que deseas. La forma más sencilla de conseguirlo es dar las gracias por lo que deseas antes de recibirlo. 

Si nunca se te había ocurrido antes utilizar la gratitud para recibir lo que deseas, ahora has descubierto otro de sus poderes mágicos. Las propias palabras de las Sagradas Escrituras prometen exactamente eso: “A quienquiera que tenga gratitud (ahora) se le dará más (en el futuro), y tendrá en abundancia.”

La gratitud es algo que has de tener antes de poder recibir, no es algo que simplemente se hace después de que te ha pasado algo bueno. 

La mayoría de las personas están agradecidas cuando han recibido algo bueno, pero para hacer que todos tus deseos se hagan realidad y cambiar toda tu vida llenándola de riquezas en todas las áreas, has de estar agradecido antes y después. A través del acto de estar sinceramente agradecido por haber recibido tu deseo de antemano, inmediatamente creas una imagen mental de que ya lo tienes, te sientes como si ya lo tuvieras, y así, estás cumpliendo tu parte. Si sigues manteniendo esa imagen y sentimiento, recibirás mágicamente tu deseo. No sabrás cómo lo recibirás, ni tampoco es cosa tuya saberlo. No intentas averiguar cómo va a mantenerte en el suelo la ley de la gravedad cuando sales a pasear, ¿verdad? Tienes la confianza y el conocimiento de que cuando sales a dar un paseo la ley de la gravedad te mantendrá firmemente en el suelo. Asimismo, has de tener la confianza y el conocimiento de que cuando estás agradecido por lo que deseas, lo que deseas vendrá a ti mágicamente, porque es  la ley del Universo. 

¿Qué es lo que más deseas ahora mismo?

Puedes seleccionar diez deseos de diferentes ámbitos de tu vida, como dinero, salud, hogar y relaciones, o puede que quieras elegir diez deseos de un mismo ámbito que realmente deseas cambiar, como el laboral o el del éxito. Sé muy claro y específico sobre lo que más deseas, para que puedas ver los cambios que tendrán lugar de forma extraordinaria a raíz de este ejercicio. Imagina que estás haciendo un pedido al Universo, consistente en tus diez deseos principales, porque en realidad, al usar la ley de la atracción, eso es justamente lo que estás haciendo. Siéntate delante de tu computadora o bien toma una pluma y tu diario, y haz una lista separada de tus diez deseos principales de la siguiente forma, como si ya los hubieras recibido: Gracias, gracias, gracias por................, y rellena el espacio en blanco con tu deseo como si ya lo hubieras recibido. 

 

Fragmento tomado del libro "Técnicas Terapéuticas de la Oración"
Rev. Joseph Murphy PH D