25
Jue, Jul

En mayo de este año el líder latinoamericano Nayib Bukele consolidó su poder absoluto con un congreso a su medida

MUNDO
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Bukele consolidó su poder absoluto en El Salvador con un Congreso a su medida que le permite aprobar reformas sin oposición. El salvador continua con su transformación de la mano de su electo presidente. 

Con un control total del partido Nuevas Ideas del presidente Nayib Bukele se instaló este miércoles el nuevo Congreso salvadoreño, donde el oficialismo ocupa 54 de los 60 escaños legislativos.

El diputado Ernesto Castro, de Nuevas Ideas, presidirá tres años más el Congreso unicameral. También fueron reelegidos los diputados Suecy Callejas y Rodrigo Ayala como vicepresidentes, y la diputada Elisa Rosales como primera secretaria de la junta directiva, todos del partido oficialista.

Dos diputados de partidos aliados fueron elegidos para ocupar las dos secretarías de la junta directiva. No se tomó en cuenta a los diputados de la oposición.

En junio de 2023, en una medida solicitada por Bukele y cuestionada por la oposición, el Congreso aprobó reducir el número de legisladores. De 84 pasan a ser 60 a partir de este 1 de mayo de 2024, y de ellos el oficialismo controla 54 curules.

El Partido de Concertación Nacional aliado de Bukele obtuvo dos, y el Partido Democracia Cristiana, también aliado del mandatario, uno. La oposición sólo alcanzó tres curules, dos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y otro del partido conservador VAMOS.

Con esta distribución de los curules legislativos, Nuevas Ideas no tendrá que negociar con nadie y puede aprobar el presupuesto general de la nación, préstamos internacionales, autorizar la emisión de deuda, aprobar regímenes de excepción, elegir al fiscal general, a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, la Corte de Cuentas, al procurador para la Defensa de los Derechos Humanos y los magistrados del Tribunal Supremo Electoral.

Además, podrá acordar y ratificar sin obstáculos reformas a la Constitución.

En la Constitución vigente desde 1983 se incluyó como requisito para modificarla que la reforma deba ser ratificada en el Congreso posterior. Es decir, que la reforma constitucional debe enviarse y aprobarse en una legislatura, pero ratificarse en la siguiente, después de elecciones.

A solicitud de los diputados de Nuevas Ideas, el Congreso reformó ese artículo el 248 de la Constitución de 1983 para que la Carta Magna también pueda ser reformada en una misma legislatura con el voto de las tres cuartas partes de los diputados electos.

Con el apoyo de 66 de los 84 diputados del Congreso unicameral de El Salvador, el 29 de abril en la última plenaria de la legislatura se amplió cómo la Constitución podrá ser reformada de dos formas: la tradicional, de esperar a la ratificación de la siguiente legislatura con dos tercios de los votos, o la nueva, de concretarla en el mismo periodo con una mayoría de tres cuartas partes de los diputados electos.

Políticos de oposición y más de 12 organizaciones de la sociedad civil rechazaron de inmediato la decisión del Congreso, asegurando que “el acuerdo de reforma no fue consultado, no cumplió con el procedimiento constitucional y vulnera la democracia”.

La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho dijo en un comunicado que “una sola legislatura apruebe y ratifique reformas constitucionales, es banalizar la ley máxima del Estado, es someterla a las veleidades del poder total, para fortalecerlo en detrimento de los derechos del pueblo”.

En su primera sesión, el nuevo Congreso decidió reformar su reglamento interior para sancionar a diputados que no asistan a las comisiones, reestructuró las comisiones de trabajo y además facultó al presidente de los legisladores para que, en casos de conmoción interna, las sesiones puedan ser convocadas de manera virtual en medios idóneos con máxima publicidad.


infobae.com